infecciones vaginales. Qué son y cuáles son las más comunes

Las infecciones vaginales son aquellas afecciones que se producen en la parte exterior del aparato reproductor femenino, la vagina, que es el conducto que da entrada al útero.

Existen muchos síntomas que nos permiten saber si estamos sufriendo algún tipo de infección vaginal por la que debamos acudir al médico. Posiblemente las conozcas: 

  • Molestia o dolor a la hora de orinar.
  • Irritación o escozor vaginal. 
  • Leve pérdida de sangre por la vagina.
  • Molestias o dolor a la hora de tener relaciones sexuales.

Estos síntomas suelen ser los más comunes con la mayoría de las infecciones vaginales en la mujer, pero, además, es importante recalcar que suele desencadenar en problemas para reproducirse al no sentirse cómoda ni con autoconfianza suficiente como para mantener relaciones.

¿Qué produce las infecciones vaginales?

Aunque para cada tipo de infección podemos deducir diferentes orígenes más habituales, existe algunos motivos que son frecuentes en la mayoría de los casos:

Poca higiene de la vagina

No nos referimos solo a la falta de limpieza de la zona íntima, algo que podemos suponer lógico, sino también a determinados productos de limpieza que no son adecuados ya que puede afectar al pH natural de la vagina, lo que supone facilitar la aparición de todo tipo de infecciones. Nuestra recomendación es que uses siempre jabones recomendados por expertas.

Ropa interior extremadamente ajustada

Debido a la delicadez importante de la zona vagina, es importante permitir que circule el aire alrededor de la misma, ya que de esta manera evitamos la humedad. Cuando utilizamos ropa interior demasiado ajustada, cortamos el flujo de aire y con ello aumentamos la humedad, lo que favorece el desarrollo de microorganismos y levaduras que generan infecciones. 

Daño por irritación

Cuando tenemos la piel irritada, los tejidos vaginales son propensos a sufrir fácilmente heridas que pueden infectarse con gran facilidad.

Infecciones vaginales más comunes

A continuación te contamos cuáles son 3 de las infecciones vaginales más comunes.

1. Vaginosis bacteriana

Este tipo de infección es la más habitual de todas. Es una de las infecciones de transmisión sexual más comunes en quienes tienen una vida sexual activa. Produce picor, irritación y un característico olor similar al del pescado.  

Se recomienda tomar algún tipo de tratamiento solamente cuando estás sufriendo los síntomas y no como medida preventiva, excepto durante el embarazo, que se suele recomendar porque existe una posible relación entre la vaginosis bacteriana y el crecimiento de los casos de prematuridad.

Como siempre recomendamos, el mejor tratamiento es acudir a tu ginecológa y nunca automedicarse.

2. Vulvovaginitis candidiásica

Este tipo de infección es la más habitual de todas. Es una de las infecciones de transmisión sexual más comunes en quienes tienen una vida sexual activa. Produce picor, irritación y un característico olor similar al del pescado.  

Se recomienda tomar algún tipo de tratamiento solamente cuando estás sufriendo los síntomas y no como medida preventiva, excepto durante el embarazo, que se suele recomendar porque existe una posible relación entre la vaginosis bacteriana y el crecimiento de los casos de prematuridad.

Como siempre recomendamos, el mejor tratamiento es acudir a tu ginecológa y nunca automedicarse.Este tipo de infección seguro que te suena más si la llamamos “hongos” o cándida, y es normal, ya que se produce precisamente por un hongo llamado candida albicans. Lo curioso es que este hongo es muy común que se aloje de manera natural en el recto de las personas sanas.

La vulvovaginitis candidiásica afecta a 3 de cada 4 mujeres al menos una vez en la vida. Se trata de la segunda infección vaginal más habitual de entre todas las conocidas. Otra curiosidad es que más de la mitad de las mujeres son portadoras de cándidas en su flora vaginal, sin embargo no se sabe la razón exacta por la que a algunas de nosotras nos afecta más o menos.

Aunque no está dentro del grupo de enfermedades de transmisión sexual, si no se cuida adecuadamente puede multiplicarse la infección y generar síntomas tales como la expulsión de flujo vaginal blanco y espeso, picazón importante, irritación y sarpullido vaginal.
Este tipo de infección es la más habitual de todas. Es una de las infecciones de transmisión sexual más comunes en quienes tienen una vida sexual activa. Produce picor, irritación y un característico olor similar al del pescado.  

Se recomienda tomar algún tipo de tratamiento solamente cuando estás sufriendo los síntomas y no como medida preventiva, excepto durante el embarazo, que se suele recomendar porque existe una posible relación entre la vaginosis bacteriana y el crecimiento de los casos de prematuridad.

Como siempre recomendamos, el mejor tratamiento es acudir a tu ginecóloga y nunca automedicarse.

Si bien es cierto que aún no se sabe exactamente la razón por la que se produce, si sabemos que existen condicionantes que pueden aumentar la posibilidad de que sufras este tipo de infección vaginal:

  • Consumo de antibióticos de amplio espectro.
  • Uso de anticonceptivos orales.
  • Estar embarazada.
  • Comienzo de las primeras relaciones sexuales durante la adolescencia. 
  • Herencia genética familiar.

¿Cuáles son los episodios más comunes de una vulvovaginitis candidiásica?
Pues básicamente los comentados anteriormente: picor genital y enrrojecimiento del área así como la expulsión de un flujo vaginal más abundante, blanco y espeso de lo normal.

En cuando detectemos estos síntomas es fundamental que acudamos a nuestro ginecólogo. No busques alternativas ni medicamentos que te recomiendan tus amigas, acude siempre a una profesional.

¿Cómo se trata una candidiasis?
Acudiendo a tu ginecóloga y siguiendo sus pautas e indicaciones. Especialmente si sueles sufrir infecciones más de 4 veces al año.

3. Herpes genital

Se trata de otra infección vírica de transmisión sexual, considerada además la causa más frecuente de úlceras vulvares en la población sexualmente activa. Los herpes genitales se producen a causa de del virus del herpes simple tipo 1 (VHS-1) y el virus del herpes simple tipo 2 (VHS-2).

¿Cuáles son los síntomas que sufriremos en caso de estar infectados por el virus del herpes genital?

Todo depende de si es la primera vez que te contagias. Si lo es, los síntomas más comunes son:

  • Antes de que sean visibles las lesiones, es muy probable que sientas dolor genital, irritación, picor y quemazón. 
  • Es muy habitual sentir sensaciones parecidas a las de una gripe tales como malestar corporal general, febrícula, dolor en las articulaciones, etc.
  • Aparición de varias vesículas pequeñas en la vulva y la vagina que producen molestias, dolor y picor.

Se trata de otra infección vírica de transmisión sexual, considerada además la causa más En caso de que no sea la primera vez, los síntomas pueden ser parecidos pero menos intensos y dolorosos.

¿Qué hacer si tienes un herpes genital?
Una vez más, lo de siempre, acudir a tu médico de confianza. En este caso te recomendamos que vayas incluso desde que tengas la menor duda de que pudieses estar infectada, no solo por evitar las molestias, sino para evitar grandes males en el futuro.

¿Qué hacer para evitar infectarte?
Aquí la respuesta es muy sencilla. Por un lado la más evidente, utilizar preservativo en todos los encuentros sexuales. Y por otro, evitar tener relaciones sexuales con una pareja que esté actualmente en medio de un brote de herpes en cualquier lado de su cuerpo.

Por último, pero no menos importante.

Estas son solo 3 de las infecciones vaginales más comunes, pero no las únicas. Es importante que sepas que las infecciones son más comunes de lo que parecen y no hay que sentirse avergonzado por ello. Gracias a los tiempos en los que vivimos, existe muchísima información y una larga lista de tratamientos que te ayudarán a vencer cualquier tipo de infección. 

Y aunque la prevención debe ser la mayor de las responsabilidades a la hora de mantener relaciones sexuales, te dejamos algunos consejos que te ayudarán a tener una vida vaginal mucho más saludable y con menores riesgos de infección, empezando por la primera de todas que es:

  • ¡Ponte siempre en manos de expertas! Evita el autodiagnóstico, la automedicación y todo lo que sea “auto”. El cuidado íntimo es un tema muy delicado con el que no merece la pena arriesgarse.
  • Higieniza tu zona genital todos los días como mínimo una vez. A ser posible utiliza un jabón de farmacia para ello.
  • Evita abusar de los productos de cosmética íntima.
  • Utiliza ropa interior fabricada con algodón. Transpiran muy bien y ayuda a prevenir la aparición de infecciones.
  • Si utilizas a menudo el traje de baño, procura no estar con él puesto durante mucho tiempo.

También te puede interesar

Deja un comentario

clinica vecindario logopng
Clínica Vecindario

Clínica Vecindario | Medicina Estética Mujer-Hombre y Ginecología

Clínica de Ginecología y Cirugía estética en Las Palmas.

Calle Teno, 51 Vecindario, 35110 Vecindario, Las Palmas.

675 024 034

CLÍNICA VECINDARIO
Calle Teno, 51
35110, Vecindario
Las Palmas

675 024 034